menu serviciosmenu servicios

"Citroen 11 cv "

 

El 18 de abril de 1934, Citroën presentó oficialmente su primer automóvil con tracción delantera. Es cierto que el Citroen 7 Cv ya incorporó este tipo de tracción, pero era la primera vez que se producía en serie un coche con estas características constructivas, ya que al aumentar el motor a 11CV tuvieron que modificar algunas  partes de su estructura así como rodamientos, etc.

El proyecto de  este nuevo modelo fue también construido  en un plazo de tiempo muy corto en comparación con lo  que era normal para aquella época, y así es como el nuevo Citroën se convirtió en sinónimo de tracción delantera.

En marzo de 1933, André Citroën comunicó a sus técnicos que deseaba un nuevo coche, cuyo código sería “PV”, de petite voiture (`pequeño coche`).


Sus palabras fueron: “debe ser pequeño y tener 7CV (potencia grabable francesa), cuatro puertas, un peso de 850 kg, carrocería autoportante, tracción delantera y una velocidad máxima de 100km\h y poderse producir en grandes cantidades”.

André Citroën quería sobre todo un coche “revolucionario, que fuera nuevo y audaz, original y distinto a todo lo  hecho antes”.

Citroën quería que el coche estuviera dotado de una caja de cambios automática, aunque por problemas técnicos y de impermeabilidad fue imposible llevar ese deseo acabo y en su lugar se optó por una caja manual de tres velocidades, la cual ya estaba preparada con antelación por unos ingenieros a escondidas previendo lo que más adelante ocurriría.

Dicha caja manual acompañaría a la Traction avant hasta finales de 1955. Dicha tracción ya había sido utilizada por otros constructores de aquellos años pero el inconveniente de estos otros vehículos era poseer  una dirección muy rígida y el alojamiento del motor demasiado pequeño para estos motores tan voluminosos.

El chasis de acero monocasco (utilizado también por Lancia antes que Citroën) ayudaba a conseguir que este tipo de carrocería fuera lo suficientemente sólida  para soportar el peso del coche, montando  en su interior  el motor y caja de cambios y el eje trasero, por medio de elementos de fijación no permanentes o desmontables, comúnmente conocido por tornillos y tuercas.


Con el Citroën 11CV se consiguió una de las estructuras más ligeras de los años 30 y un excelente comportamiento en carretera gracias a la tracción delantera y al bajo centro de gravedad del que estaba dotado. Todo ello gracias al ingeniero André Lefebvre que consiguió una excelente distribución de las masas y también al diseñador Flaminio Bertoni que le dio aportes aerodinámicos que favorecian la velocidad en carretera mediante la buena canalización de los flujos de aire.

Estos coches se podían encontrar  de 291cm, 309cm o 327 cm. La más corta era usada en el 11CV "lègère Sport" y también en el 7CV, la media para el normal y la más larga  estaba reservada para el familiar con espacio para nueve ocupantes también usada de manera comercial debido a su capacidad.

En cuanto a las carrocerías, estaban  la berlina de cuatro puertas, el cabriolét y el coupé.


Con el paso de los años se le fueron añadiendo modificaciones como nuevas ruedas en 1938, o otras aletas más finas a los lados del capó (1947) en lugar de los portones que llevaban en los laterales del capó.

En 1952 se le incorporó un maletero independiente, se elevaron los limpiaparabrisas a la parte superior de la luna y se añadieron intermitentes, y modificándose también el panel de instrumentos.


El Citroën 11CV se  fabricó durante más de 20 años, con más de 750.000 unidades encontrándonos a lo largo de su historia con  varios modelos del mismo: 7CV, 15CV  y se podía encontrar hasta  un 22CV con motor en V8 que fue presentado en el Salón de París y el cual disponía de un motor de 3.8 litros consiguiendo así una potencia de 100CV.

El Citroën 11CV se dejó de fabricar con la llegada del DS 19.

 

Fotografías(www.citroen.es)

Textos(Car Collection "Ed. El Prado" & Internet)

Enviado por ART